miércoles, 17 de diciembre de 2014

húmedas confesiones 3...

La puerta se cerró tras nuestras espaldas, como un imán nuestros cuerpos se atrayeron, en el que nuestras bocas se bebian. La estrechaba contra mi pecho, su calor acariciaba mi piel, su lengua recorria mis labios, mientras mis brazos retiraban su abrigo. Avanzabamps hacia la cama, la senté en la esquina de esta, agachandome delante de ella. Continiabamos basándonos,  mis manos la quitan su altos zapatos de tacón.  Mis dedos recorren su pies ascendiendo por ellos, acaricio sus largas piernas, sobre sus medias oscuras. Comienzo a bajarlas ella me facilita la tarea incorporándose.  Mis yemas descienden por sus muslos tirando de la prenda; Sus ojos siguen cada movimiento que realizo; ella separa lentamente sus piernas, mostrando un tanga negro con ribetes rojos. La miro, na sonrisa se dilucida en el rostro de ambos. Las medias caen sobre la moqueta y mis labios besan despacio sus gemelos y comienzo a ascender por su delicada piel. Mis manos la tumban sobre la cama, mi lengua lame sus ingles y voy estirando la goma de su tanga. Un escalofrío la recorre, mis dedos comienzan a rozar bajo la minúscula tela, su humedad me impregna y mi boca se aproxima  a ella. Comienza a bajar el tanga facilitando la llegada de mis labios que se recrean con su clitorix, qye se inflama entre ellos, Sus fluidos encienden mi deseo, y llennan mi boca, qye recorren su sexo lentamente . La observo como abre su blusa y comienza a tocarse por encima de su sujetador negro. Mis dedos se hunden en su cálida flor, compartiendolo con mi boca. Ella se retuerce por placer que aumenta  y el deseo crece en ambos.  Sus piernas me rodean atrayendome contra ella;  sus manos me guian al somido que marca su respiración  que comienza a acelerarse, mis manos ascienden por su abdomen y alcanzan a las suyas sobre sus senos. Sus pezones rugosos son girados por nuestras manos, mientras mi lengua se hunde aun mas en ella. Siento como su humedad se derrama en mi boca bajo un gemido de placer. La presión de sus piernas se relaja, permitiendo me subir por su cuerpo, deseando besarla. Nos buscamos y encontramos, deseosos el uno del otro. Rodamos por el colchón besandonos con furia y deseo.... en una noche muy larga y lujuriosa....
Bss

5 comentarios:

  1. Esos movimientos por la habitación y esos otros desprendiendoros de lo que os estorba, es ya pura lujuria.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La cosa se calentó bastante, ya venía de antes.
      Bss

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Siempre es agradable encontrar una sonrisa.
      Bss

      Eliminar
  3. Me gusta como describes y envuelves el texto en lujuria, pasión y ganas...
    Besos

    ResponderEliminar

Me gusta saber que has estado aquí...